Publicaciones de: Grecia Cáceres

La pintura de Tilsa Tsuchiya es una pintura extraña, onírica, con formas que se elevan sin peso. Con colores que recuerdan la tierra, el gras, un celaje… al principio de niña me asustaba. Me decían: es surrealista, es japonesa, es rara. Había mucho de lo pre-colombino también en esas formas mitad humanas mitad animales… A los niños les fascinan los seres híbridos, los monstruos pero también les dan pesadillas y escalofríos.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Utilizando este sitio web, aceptas el uso de las cookies. Usamos cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios.